Inicio > Apuntes, Arte, Cine > Mickey Rourke, El Luchador y sus perros

Mickey Rourke, El Luchador y sus perros

La gente cambia con el tiempo, a veces unos se vuelven más sobrios, sin chiste y aburridos «la mayoría tengo que aceptar» pero Mickey Rourke llegó para quedarse «al menos en mi mente». El Luchador lo ha llevado de nuevo a Hollywood y abierto las puertas del gremio del Oscar. Muchas personas lo han juzgado «con mucho prejuicio» alternando entre que ya no es tan guapo como en Nueve Semanas y Media y que su carrera ha sido un tanto bipolar.

Sin embargo y haciendo un perfecto encaje con su nuevo personaje «Randy The Ram Robinson» tenemos que entender que las grandes estrellas «así como los grandes artistas, eruditos y genios» no siempre fueron de la simpatía de la mayoría «y quién piensa en caerle bien a la gente cuando eres grande -pienso y recapacito-». La genialidad de un actor, el buen papel que desempeña y su transcendencia no se queda en lo guapo que es o en los tantos papeles «adecuados» que ha interpretado, va más allá. Lo que más pesa en un actor es la in-ter-pre-ta-ción y en él hemos podido revivir grandes personajes. End of the story, I don’t want to hear anything else.

El Luchador «The Wrestler» es un verdadero drama de la vida real que no se apega a una realidad ordinaria, sólo a la de aquellas personas que entregan su vida al arte haciendo lo que más les gusta «por amor al arte». Randy es un luchador que hizo época y que en el presente, después de veinte años, no puede ni pagar una renta. Los años lo han acabado, le han dejado cicatrices, lo han hecho cenizero del mundo y al mismo tiempo se reconstruye desde sus cenizas. En sus años de soledad busca el amor de las personas que pudieran dárselo pero termina encontrando la verdad universal: el amor está en donde menos lo imaginas, no tiene que ser quien tú creías, no tiene que ser una persona, puede ser el arte a quién le entregaste todo tu amor. «Todo esto acompañado de lucha, sangre, show y dolor -como en la vida real-».

Y después de todo el camino recorrido y al ganar el Golden Globe al mejor actor, agradeció a sus perros por haberlo mantenido en el camino. Cursilerías o no, Mickey Rourke ha llegado para quedarse y lo esperaremos en Sin City 2.

P.D. Por cierto, pude ser que no sea el mismo de hace un par de décadas pero a mí «en lo particular» me sigue gustando. Tiene un sex appeal que apela ser alguien interesante, con un torso bien moldeado, el pelo largo y rubio y un rostro que marca las rutas encontradas en el camino.

Categorías:Apuntes, Arte, Cine Etiquetas: , , ,
  1. marzo 5, 2009 a las 5:29 pm

    una de las mejores peliuclas he visto en las ultimas semanas….
    rourke esta genial….
    me alegro de que te gustara…..
    por cierto..tu lista de musica para correr me parece estupenda…..🙂
    saludos….¡¡¡¡

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: